Mi deseo es que desees.

Que desees hacerte responsable de tu vida y no caigas en la trampa del victimismo, ni de la desesperanza, ni del desánimo. Que cuando pienses que no puedes controlar una situación la aceptes, intentes mirarla desde arriba, la hagas lo más pequeña que puedas y consigas ser más grande que ella, estar siempre por encima de ella.

Mezcla actitud, perseverancia e ilusión en tu vida y dedica un tiempo a hacer cosas que te inspiren, que te gusten, que te hagan perder la noción del tiempo.

Deseo que desees dejar de jugar a ser pequeño y muestres en cada momento tu grandeza, esa que todos tenemos y que tanto nos cuesta dar. Hazlo por todos, hazlo por ti, por mí o hazlo simplemente para mostrar a los demás que se puede, que se puede jugar siempre a un juego más grande del que nos creemos, y que jugando a ser grande se consiguen grandes cosas.

Ten sueños, metas, ilusiones, mundos que conquistar, que explorar de nuevo. Márcate retos en los que tengas que empezar otra vez de zero, aprende a reconocer que “no sabes”, aférrate a la vida como si solo tuvieses una oportunidad de vivirla.

“Jugar a ser pequeño no sirve al mundo. Jugar a ser grande puede cambiarlo”

Deseo que desees elegir y apostar cada día por tu felicidad.

Cada decisión que tomes en tu día a día, cada segundo de tu vida, que sea la que te lleve a ser feliz. No importa si te equivocas y en algún momento crees que has decidido mal, no sientas culpa, vuelve a empezar, vuelve a decidir, vuelve a intentarlo porque una decisión en un momento puede volver a cambiar tu día, y tu vida.

“Haz de la felicidad un hábito”

Deseo que tires de vez en cuando a la basura todo aquello en lo que crees, que cojas todas esas creencias que un día aprendiste, te identificaste y las tires lo más lejos que puedas. Aprende a ver otras, a entender otras y ríete de ellas. No hay mejores ni peores, solo son neblinas en nuestras mentes que nos hacen ver el mundo diferente de los demás.

Tú no eres nada de lo que te estás diciendo, no eres ni si quiera con lo que te identificas. Tú eres mucho más que tus creencias, y cuando las tires, serás capaz de ver a los demás, aceptarlos y amarlos tal y como son. Al final, todos estamos buscando la misma felicidad.

“Todos, absolutamente todos somos lo mismo en esencia, lo único que nos separa unos de los otros son nuestras creencias.”

Deseo que ames con todo tu corazón a todo en este mundo. El amor es lo único que por mucho que lo des no va a acabarse nunca, así que no racanees con él.

¿Es fácil amar solo a aquél que estás acostumbrado a hacerlo verdad? Ama a aquél que no conoces, o al que te cruzas cada día para ir al trabajo, al que te atiende en un bar o un comercio, a tu jefe, a esa persona que un día te dijo o te hizo… a todos sin condiciones.

“No debemos permitir que alguien se aleje de nuestra presencia sin sentirse mejor y más feliz”

Y sobretodo ÁMATE. Así, en mayúsculas. Deja ya de hablarte como te hablas, de verte como te ves, deja de compararte con todo y acéptate, porque eres una versión limitada en este mundo.

Abrázate cada día, mímate, no temas a tener ratos contigo mismo. Crea una amistad contigo y no un enemigo, porque al fin y al cabo, eres con el único que te va a tocar estar toda tu vida.

Deseo que aprendas de tus miedos y te dejes guiar por tu corazón, porque ellos son los que te están diciendo por donde debes ir, el camino que debes recorrer y la dirección hacia dónde debes continuar.

Aprende a mirar a tus miedos de frente y no a esquivarlos. Aprende a conquistarlos, porque detrás de ellos te esperan satisfacciones, gratitud y aprendizaje ¿Tienen demasiadas cosas que darte como para dejarlos ir verdad?

¿Pero y si fallo? Te preguntarás. Pues si fallas vuelves a empezar, vuelves a fallar de nuevo porque ya no tienes miedo a fallar. Ya no te importa lo que digan, sino lo que tú te dices. Ahora eres dueño de tu vida y aprender sigue formando parte de ella.

Deseo que seas capaz de pedir ayuda cuando la necesites.
Que entiendas que no hace falta que lo hagas todo solo, que siempre hay personas dispuestas a ayudarte, a verte más grande de lo que estás siendo y a empujarte hacia una vida mejor. Pedir ayuda no es fallar, ni dejar de ser capaz, al contrario, es ser valiente y responsable, es apostar por ti.

Deseo que sientas gratitud aunque solo sea un segundo de tus días por tener este regalo que es la vida. Que lo valores, no solo cuando vengan momentos difíciles, sino con todo lo que tengas hoy. Deseo que cada día encuentres motivos suficientes como para ver únicamente las cosas por las cuales estar agradecido.

 

“Deseo que siempre te desees lo mejor”

Te deseo que te desees lo mejor

Te deseo que te desees lo mejor